KOREAN DREAMER'S CHAT

miércoles, 30 de noviembre de 2016

K-FANFIC: PERFECTA CONFUSIÓN 2T: UKISS: C19

PERFECTA CONFUSIÓN SEGUNDA TEMPORADA: #UKISS


Capítulo 19: Recordando…

Les recomiendo que lean este capítulo escuchando Cinderella de U-KISS

Eli: …yo he decidido luchar por ti con todo mi amor.
Manu: Tonto (lo beso), me rindo, no creo que pueda darte mucha felicidad ni mucho apoyo, soy muy experimentada e inteligente en muchas cosas excepto en el amor, pero trataré de aprender y luchar por ti también cada día de mi vida.
Eli: Eso significa que aceptas mis sentimientos?
Manu: Si, pero con una condición.
Eli: Le estas poniendo condiciones al amor?
Manu: Si.
Eli: Cuál?
Manu: Me tienes que dejar trabajar en paz.
Eli: (soltó una gran carcajada) Esa es tu gran condición?
Manu: No vas a aceptar? (hizo una fingida cara de enojada).
Eli: Por supuesto que acepto todo, con tal de que estemos juntos (la beso y ella correspondió a su beso con tórrida pasión, aunque pensé que dejarla trabajar en paz no significaba no irla a recoger al final al día).

KEVIN
Estaban todos los chicos de UKISS en la habitación de Kevin reunidos, llevaba dos días en cama y cada día su apariencia se veía más crítica, en verdad parecía estar realmente descompuesto, pero a pesar de su estado, él había preferido guardar silencio sobre su verdadero dolor de corazón.
Manager: Sigues enfermo?
Kevin: Si, sé que ya han pasado dos días desde que salí a beber, pero me siento sin fuerzas.
Manager: Quizás sea por tu falta de costumbre para beber.
SooHyun: Manager no se preocupe, yo lo he estado cuidando dándole sopa de algas y también sopa de mostaza.
Manager: Oh, en serio?
SooHyun: Si señor.
Manager: En verdad me preocupa verlo así, se ve demasiado pálido.
Kiseop: Aunque no creo que sea por el alcohol.
AJ: Sabes algo que nosotros no? (pregunto cauteloso).
Kiseop: Por supuesto que no, sólo digo que a nadie le dura tanto una resaca.
SooHyun: Manager, cree que deberíamos llevarlo al hospital?
Manager: Si, su apariencia no es buena y no podemos arriesgarnos a que algo malo termine pasándole, ayúdenme a llevarlo al carro.
Todos: Claro.
Entre todos lo llevaron al automóvil del manager, la falta de energía de Kevin termino haciéndole dormir en el camino, al llegar al hospital de inmediato lo atendieron, le pusieron suero, le hicieron algunos exámenes que afortunadamente para todos salieron bien y finalmente lo dejaron reposando en una habitación. El manager salió a hablar con el médico que estaba atendiendo a Kevin, las visitas no estaban permitidas por lo que se lo encargo a todos y se fue preocupado a casa de los chicos.
La noche llego rápido Kevin no quería ni abrir los ojos sólo escuchaba y se repetía una y mil veces la escena de Belencitha pronunciando las mismas palabras de antes de perder su memoria mientras él estaba besando de nuevo a Alexandra quien no había aparecido por ningún lado.
Se sentía completamente sólo y derrotado, demasiado triste para ser honesto, le dolía su corazón y la esperanza que había tenido días atrás de recobrar su relación se había ido por completo.
De cierto modo se odiaba a si mismo por ser tan tonto y haber caído en las trampas del destino.
TocToc---TocToc
La pared comenzó a sonar y Kevin miro sorprendido, acaso tampoco podría descansar allí? (se preguntaba).
XXX: Oye chico nuevo. (Alguien desde el otro lado comenzó a llamarlo).
Kevin: Me hablas a mi? (pregunto sorprendido de aquella voz femenina irreverente).
XXX: No al médico de turno (dijo sarcástica).
Kevin: Oh (dijo sin entender el sarcasmo, las voces por las paredes se escuchaban algo distantes y no muy claras).
XXX: Obvio es a ti a quien le hablo, vaya parece que eres algo lento.
Kevin: Lo sé.
XXX: En serio?
Kevin: Si, incluso perdí a la mujer que amo por lento y no saber luchar por lo que realmente amo.
XXX: Oh, eso en verdad es un gran problema, siempre he pensado que el amor es complicado y claramente no soy una experta en el amor pero creo que si uno realmente ama a alguien lo da todo por aquel ser.
Kevin: En serio piensas eso?
XXX: Por supuesto. Incluso yo le estoy dando la última oportunidad a mi novio, pero…
Kevin: Pero…?
XXX: Pero ya mañana me voy del país y él aun no aparece.
Kevin: Oh lo siento.
XXX: No te preocupes, ni siquiera lo conoces para sentirlo, tal vez sea solo que el destino realmente no quiere que nosotros dos estemos juntos.
Kevin: Por qué lo dices?
XXX: Desde el principio llegue tarde para conocerlo, incluso luego de que conseguí su amor, la vida siempre nos aparto hasta el punto de ponerle a alguien más en su camino.
Kevin: O sea que él ya no te ama?
XXX: No lo sé, por eso decidí aplazar mi ida, para darle una última oportunidad.
Kevin: Oh y él sabe que estas aquí?
XXX: Eh… no.
Kevin: Como tu misma dices a veces debes hacerle saber a la otra persona que tu estas esperándole y que le amas.
XXX: (comenzó a sonreír).
Kevin: Qué es lo gracioso? (dijo también sonriendo –algo que no hacía hace mucho tiempo-).
XXX: Es gracioso que estemos aquí enfermos de amor cuando somos un par de empedernidos románticos, además tu chica debe ser muy afortunada al ganar el corazón de alguien como tu. Por cierto por qué estas aquí?
Kevin: He estado algo enfermo y pálido, pero no es nada grave, solo debo reposar por un par de días.
XXX: Ah.
Kevin: Y tu?
XXX: He tenido unos extraños desmayos, pero parece que no es nada grave, afortunadamente ya salgo mañana y como tu superiora en esto de hospitales te recomiendo que busques algo en que distraerte, porque en verdad es muy aburridor estar aquí.
Kevin: Ok, lo tendré en cuenta, gracias y ten un buen viaje aunque recuerda que no esta de más que le hagas saber a tu amado que estas esperándole.
XXX: Lo tendré en cuenta, por ahora descansa, tu voz se escucha muy cansada.
Kevin: Lo haré, ten una buena noche.
XXX: Tu igual.

BELENCITHA
No podía dejar de mirar la pantalla de su celular, tenía demasiadas ganas de llamar a Kevin y hablar con él, pero no tenía el valor suficiente, al fin y al cabo no sabía mucho sobre él y tampoco estaba teniendo contacto con los chicos para hacerles saber lo que sucedía.
Pensó en hacerle saber por medio de Alexandra sobre su estadía en el hospital, pero no fue capaz, aquella chica ya había sufrido demasiado en su vida como para fastidiarla más, Belencitha era cruel, pero en su interior siempre había sido una persona muy amable.
Sin embargo lo que le dijo aquel chico era demasiado coherente, cómo puede saber Kevin que está en el hospital si ella misma no se lo hace saber? Decidió mejor ir a dormir y ya en la mañana cuando estuviese fuera de aquel lugar tomaría una decisión respecto a su futuro.

KISEOP
Amor, que palabra tan corta pero si que es realmente complicada, nos produce tanta alegría, pero a la vez tanta tristeza, como al pobre de Kevin quien no ha podido dejar de pensar en su rompimiento con Belencitha.
Y aunque no estoy muy seguro siento que el llanto de la noche pasada de Alexandra se relacionaba completamente con la triste actitud que ha mostrado Kevin en los últimos días, sin embargo no me atrevo a preguntarle a ninguno de los dos sobre lo que paso, para evitar herirlos.
Por eso cuando Ale me llamo en la mañana no me resistí y como un tonto enamorado voy camino a encontrarme con ella, no sé lo que le pasa, pero sé que debe ser muy grave debido a su tono de voz, la escuche demasiado nerviosa, entre a la cafetería favorita de ella Keoppi Hana y allí estaba ella en una de las mesas del fondo con los dos batidos sobre la mesa.
Kiseop: Hola mi Ale. Cómo estas?
Alexandra: Kiseop! Hola, me alegra que estés aquí y si estoy bien, no te preocupes.
Kiseop: Y eso por qué tan madrugadora?
Alexandra: Tengo algo que contarte, sé que prometí no decirlo, pero esta verdad me esta carcomiendo el alma y creo que es la única forma para enmendar mis errores.
Kiseop: Sucedió algo malo? (pregunto alarmado).
Alexandra: Si y no. El día que te envié el mensaje tuve que dejar a Kevin abandonado porque Belencitha nos vio besándonos…
Kiseop: (se sintió mareado y adolorido al escuchar aquello). O sea… que ustedes dos están juntos?
Alexandra: No, él sólo me confundió con Belencitha y desprevenida me tomo y me beso.
Kiseop: Oh, entiendo (respondió aliviado, una cosa es saber que a Alexandra le gusta Kevin y otra es que él le corresponda, ese dolor es indescriptible).
Alexandra: Lo que sucede es que me fui con Belencitha aquella noche y ella se desmayo, por lo que tuvimos que llevarla al hospital en donde le dijeron que tenía que guardar reposo hasta hoy.
Kiseop: Qué?
Alexandra: Kevin debe ir a buscarla, ella me hizo prometer que no le diría a nadie de su estadía allí pero no he podido dormir de la angustia de haberlos separado.
Kiseop: Entiendo (la abrazo) no te preocupes, pero espera, en qué hospital esta Belencitha?
Alexandra: En el hospital de Seúl.
Kiseop: Qué? (quedo sorprendido).
Alexandra: Pasa algo malo?
Kiseop: No, (se levantó rápidamente de su silla) no te preocupes, solucionaré rápido esto (se fue corriendo).
Alexandra: Kiseop! (grito, pero él siguió su camino).
Kiseop no le prestó atención, salió a correr mientras llamaba a su amigo Kevin, quien no respondía a su llamada, sin parar se dirigió hacia el hospital, pensó en tomar un taxi, pero al notar el fuerte trafico prefirió correr, por fin era útil tantas y tan largas horas de ejercicio diario.
Llego demasiado agitado al hospital por lo que cuando trato de preguntar por la habitación de Kevin se quedo sin aire y sin que le pudieran entender, respiro hondo y rápidamente se recompuso, pregunto por su amigo y de inmediato fue a buscarlo.
Kiseop: Kevin, vamos! (lo jalo para ir a buscar a Belencitha).
Kevin: Qué pasa Kiseop?
Kiseop: Belencitha está aquí?
Kevin: Aquí? Vino a verme?
Kiseop: No, Belencitha también esta aquí en el hospital.
Kevin: Qué?
Kiseop: Al parecer se volvió a desmayar y Alexandra la trajo aquí.
Kevin: Qué? (se preocupo) y sabes en qué habitación está?
Kiseop: (se frustro) oh, lo olvide, espérame y pregunto.
Kevin: Espera Kiseop, me dices que trajeron a Belencitha por qué se desmayo?
Kiseop: Si, eso fue lo que dijo Ale.
Kevin: Oh no.
Kiseop: Sucede algo malo?
Kevin: Creo saber en dónde está Belencitha (salió corriendo de la habitación para la que estaba continua a la de él).
Kiseop le siguió, ambos entraron al cuarto del hospital sin golpear pero se encontraron con una solitaria cama ya hecha, entonces una enfermera entro para llamar a Kevin.
Kevin: Disculpe señorita, aquí había una chica, cierto?
Enfermera: Si, pero se ha ido temprano en la mañana, al parecer se va hoy del país.
Kevin: Y usted sabe como se llama ella?
Enfermera: Lo siento chico, pero no puedo dar información de los pacientes.
Kevin: Entiendo, pero sabe si ella se llama Belencitha?
Enfermera: Acaso usted la conoce?
Kevin salió de inmediato a cambiarse de ropa, tomo su celular y haciendo caso omiso se fue sin pensar en nada más que en Belencitha, completamente aterrado de no haberla reconocido en la noche anterior, la tuvo tan cerca y ahora tan lejos, no podía dejarla ir sin que ella supiera que él también la ama, corrió más rápido de lo que lo había hecho en toda su vida.

Kevin:Belencitha, amor mío espérame, quiero que sepas que te amo.